elegir mi hardware

CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

La elección del hardware que debe tener mi ordenador es todo un tema, porque pasa por varios análisis, desde el técnico, pasando por la usabilidad y terminando en el económico. A esto hay que sumarle que la elección es subjetiva y lo que puede ser el mejor hardware para mi no lo es para otros.

De cualquier manera, tampoco vamos a hacer de esto una pesadilla, sino que se trata simplemente de tomar una decisión correcta y que el nuevo hardware una vez puesto en funcionamiento nos resulte eficiente, productivo y confiable en el uso que le damos.

A ver, primera acción, sería planificar, analizar y evaluar antes de entrar en acción. Que vamos a hacer con nuestro ordenador, lo vamos a utilizar fijo en nuestro escritorio y andaremos con él en la bolsa durante gran parte del día. Utilizaremos mucho gráfico, vídeos, imágenes de gran calidad y de muchos Mb de tamaño o el mayor porcentaje de uso será texto e imágenes y vídeos normales. Necesitamos un procesador rápido que nos permita trabajar con varias tareas al mismo tiempo con un memoria RAM de gran capacidad o trabajo standard con actividad normal.

Estas son las primeras evaluaciones que se deben ir realizando para clarificar un poco para donde apuntar, ya que el mundo del hardware, por suerte, ofrece una variedad muy grande de posibilidades que cubren las necesidades más extremas.

Si nos decidimos por una portátil, hay que evaluar una serie de características, ya que las tendencias del mercado marcan una línea que no necesariamente coincide con las necesidades propias. Uno de estos aspectos es el tamaño de la pantalla, que cada vez se presenta más reducida ( andamos en el orden de las 10 pulgadas), con sus beneficios y sus pérdidas como todas las cosas. Pero como hoy la movilidad juega un papel muy importante esta tendencia es la mejor se adapta a esta exigencia del mercado.

Como contrapartida, la apreciación de las imágenes, aún siendo de excelente calidad, no es lo mismo que una portátil de 15 o 16 pulgadas, ya que la perdida de detalles es inevitable, por lo que si nos interesa disfrutar con intensidad de material multimedia, vídeos HD, películas  on line, debemos dejar de lado las tendencias y elegir una portátil con pantalla entre 15 y 18 pulgadas.

Otro elemento clave es el procesador, el corazón del hardwaroe que normalmente viene vinculado a una placa base balanceada. En el campo de procesadores, debemos pensar en un Core Duo como mínimo, llegando hasta un Quad Core, en caso de requerir una velocidad especial. En este elemento nos animamos a sugerir que se tenga mucho cuidado y atención en el fabricante del procesador.

La razón de esta especial atención del procesador, es que las velocidades de procesamiento de datos que alcanzan son tan altas que los materiales con los que están construídos y los balances tan sensibles que son necesarios para este funcionamiento a full, deben ser de primera calidad y garantizado por marcas líderes en el mercado.

Otro elemento imporante a considerar en las portátiles es su fuente de energía, que en el común de los casos son de ion litio, con diferente cantidad de celdas, por ser fundamental para la independencia de acción de la misma. Sin hacer mención de marcar, hay portátiles que al poco tiempo tienen problemas con la recarga de sus baterías y problemas con el indicador de carga por parte del software, que muchas veces indica el tiempo de uso que nos queda, pero no es real y a los pocos minutos nos suena la alarma de bateria agotada.

En fin, sobre hardware se pueden escribir miles de posts, pero el consejo es que utilizando el maravilloso banco de datos, los grupos sociales y los foros que existen en Internet, informarse mucho, buscar comentarios de usuarios del producto que vamos a comprar y no guiarse sólo por el precio, ya que entendemos que un viejo proverbio está vigente y es que ” lo barato sale caro”, es decir que muchas veces conviene pagar un poco más un producto garantido por una marca reconocida, que ahorrar unos pocos dolares comprando algo desconocido con el que corremos el riesgo de una rotura prematura.


CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+